Con el objetivo de garantizar una mejor información en el etiquetado y ayudar a la ciudadanía a tomar decisiones alimentarias más saludables y sostenibles, y hacer frente al desperdicio de alimentos, la Comisión Europea ha lanzado una consulta pública.

 

Esta propuesta para la revisión de las normas europeas sobre la información facilitada a las personas consumidoras forma parte de la estrategia “de la granja a la mesa”, y con ella se pretende aclarar los temas que más dudas de interpretación crean, por lo que se propone:

 

  • Introducir un etiquetado nutricional normalizado y obligatorio en la parte frontal del envase.
  • Ampliar la información obligatoria sobre el origen o la procedencia de determinados productos.
  • Revisar las normas sobre la indicación de fechas (fechas de caducidad y de consumo preferente).

 

La consulta pública lanzada por la Comisión Europea tiene como fin recibir aportaciones de una amplia gama de la ciudadanía y partes interesadas, en particular las autoridades nacionales competentes, organizaciones no gubernamentales, el mundo académico, los expertos científicos, los operadores de empresas alimentarias, los agentes económicos y sus asociaciones profesionales.

 

La fecha límite de la consulta es el 4 de febrero de 2022.