Dado que la utilización de Yohimbe (ingrediente botánico que se extrae de la corteza del árbol Pausinystalia johimbe) y sus preparados en los alimentos puede tener efectos nocivos para la salud y que persistía la incertidumbre científica, esta sustancia quedó sujeta al control de la Unión y se incluyó en el anexo III, parte C del Reglamento 1925/2006 sobre adición de vitaminas, minerales y otras sustancias determinadas a los alimentos.

 

Una vez que una sustancia es incluida en el apartado C, se da un periodo de 4 años para presentar expedientes para su evaluación. Al no haberse presentado a EFSA ningún dato científico que acredite la inocuidad del Yohimbe en el plazo indicado, se ha publicado el Reglamento (UE) 2019/650 que modifica el anexo III del Reglamento (CE) 1925/2006,  que incluye la corteza de Yohimbe y sus preparados en el apartado A, lo que significa que se prohíbe su adición a los alimentos o su uso en la fabricación de alimentos.