Los aromas son sustancias no destinadas al consumo como tales, que se añaden a los alimentos para darles un olor o un sabor, o para modificar su olor o sabor, ya que los procesos de producción de alimentos suelen modificar sus características organolépticas.

 

Pueden estar constituidos por las siguientes categorías: sustancias aromatizantes, preparados aromatizantes, aromas obtenidos mediante procedimientos térmicos, aromas de humo, precursores de aromas u otros aromas o mezclas de aromas.

 

Berezi@: Aromas alimentarios – ELIKA (2015)

Preguntas y respuestas sobre aromas alimentarios – AECOSAN 

INDICACIÓN DE LOS AROMAS

 

Los aromas deben figurar en la lista de ingredientes de los alimentos como “aromas” o con una denominación más específica (número E). Además, cuando se hayan obtenido en su totalidad a partir de fuentes naturales, podrá utilizarse el término “natural”.

EVALUACIÓN DE LA SEGURIDAD Y AUTORIZACIÓN

 

Todos los aromas que se usan en la Unión Europea deben haber sido evaluados y autorizados. Para ello, deben haber demostrado que son seguros en las cantidades.

 

Desde 2003, la Autoridad Europea de Salud Alimentaria (EFSA) ha estado evaluando miles de sustancias aromáticas, y ha publicado una lista con los aromas alimenticios autorizados.

 

Solo puede autorizarse una sustancia aromatizante cuyo uso cumpla las siguientes condiciones:

  • no debe suponer ningún riesgo para la salud de los consumidores, partiendo de las pruebas científicas disponibles, siempre que se utilice en las cantidades propuestas;
  • su uso no debe inducir a error al consumidor.

 

BASE DE DATOS – AROMAS AUTORIZADOS EN LA UE